Emocionado por reencontrarse con el público de Nueva York en el histórico Madison Square Garden, Alejandro Sanz dedicó este sábado sus éxitos y novedades a los jóvenes inmigrantes indocumentados de Estados Unidos, conocidos como dreamers. El cantante español colgó el letrero de localidades agotadas en la segunda parada (tras Chicago) de #LAGIRA con la que promociona en este país su nuevo álbum #ELDISCO. Al mismo tiempo el promueve una campaña para defender a “los chicos y chicas soñadores”.

“Llevaba nueve años sin venir a Estados Unidos, quería dedicarles a ellos esta gira porque son un ejemplo en todos los aspectos. (Quieren) forjarse un futuro, hacer cosas con su vida”, dijo Alejandro Sanz ante la sala de conciertos del Madison, repleta y en pie.

Acto seguido, Sanz interpretó, junto a su corista, Looking for Paradise, uno de sus temas más populares de un variado repertorio en el que no faltó su nuevo disco ni tampoco el Corazón Partío, tema con el que despidió la velada. “Muchas gracias por venir, es increíble volver a Nueva York. Es una ciudad que tiene muchos vínculos conmigo: mi hijo Dylan nació aquí, mi hija Manuela estudió aquí, tengo muchos amigos… Pagaría por verla de nuevo por primera vez. Es la ciudad de todos, vamos a disfrutarla”, expresó el cantante.

El público latino de todas las edades mostró su devoción por Sanz coreando desde el minuto uno y donde, por cierto, se asomaron varias banderas: desde la venezolana o la dominicana, hasta la española o la andaluza, las cuales el cantante no pasó por alto: “Todas esas banderas las llevo aquí”, exclamó, señalándose el corazón. Y es que el artista, con los sentimientos a flor de piel, reiteró que posee “un corazón que se parte en dos” porque lleva “Cuba en el alma y Miami en el corazón”, pues él es un “flamenquito” de Cádiz, según dice su nuevo tema Te canto un son.

Con una impresionante puesta en escena con diseños en grandes pantallas, se mostraban imágenes de la isla caribeña, mientras que en el caso de Los lugares recrearon una bella constelación cuando cantaba La Luna se muerde los labios por ti. El público contuvo la respiración con su sentida interpretación de El trato, casi a oscuras, y también lo hizo, aunque por motivos diferentes, cada vez que llegaba una canción en colaboración con una estrella como Back to the city o Mi persona favorita.

Haciendo gala de su buen humor, el español fingió que se despedía después de una hora y media de recital para luego regresar, entre silbidos y aplausos, disculpándose porque se le había olvidado cantar un par de canciones. Siguió una conmovedora media hora en la que cantó un popurrí de éxitos, entre ellos ¿Y si fuera ella?, Amiga mía o Mi soledad y yo, y se sentó al piano para Yo sé que la gente piensa y Lo ves. En algunos momentos, dejó que la única voz audible fuera la del público.

Tras otro gracioso momento de retirada en el que cada fan hizo sus apuestas sobre cuál sería la parte final del concierto, Sanz invitó al escenario al grupo cubano Cimafunk y resolvió la duda: el Corazón partío, que dejó enamorada a Nueva York. Alejandro Sanz se presentará en nuestro país con #LAGIRA para promocionar #ELDISCO. El concierto en la Ciudad de México será el próximo 7 de noviembre en el Foro Sol.

Sigue a Alejandro Sanz:

INSTAGRAM: @alejandrosanz  

TWITTER: @alejandrosanz  

FACEBOOK: @alejandrosanz 

News Reporte