Texto: Diego Gasca / @diegogascafxn

Fotos: Cortesía OCESA

Tuvieron que pasar largos e interminables meses, pero por fin los conciertos presenciales están regresando a la llamada nueva normalidad. Ahora fue Camilo Séptimo y Los Mesoneros, los responsables de hacernos cantar, bailar y hasta llorar durante el show que tuvieron en la Curva 4 del Autódromo Hermanos Rodríguez, el pasado domingo 27 de junio.
Separados por palcos, pero unidos por la misma música, el público llegó a la Curva 4 con toda la intención de ver a dos de las bandas más importantes del nuevo rock latinoamericano. Y directamente desde Venezuela, Los Mesoneros llegaron al escenario en medio de una ligera lluvia que nos acompañó de principio a fin durante toda la velada.

Con canciones de sus últimos dos discos Caiga la Noche y Pangea, los sudamericanos cumplieron su cometido y dejaron las cosas totalmente listas para el show principal. Eso sí, antes de despedirse, la banda no olvidó tocar su himno y puso a todos en coro a cantar “Te lo Advertí”.
Pasadas las ocho de la noche y con una lluvia que no cesaba, los chicos de Camilo Séptimo llegaron para comandar un viaje intergaláctico, acompañado de increíbles visuales que nos hicieron sentir fuera de este mundo. Canciones como “Te Veo en el 27” y “Me Dejas Caer”, hicieron que olvidaramos la lluvia, la pandemia y solo nos enfocamos en la gran noche sonora que estábamos viviendo.
En toda la noche, Manuel Coe se mostró muy feliz de estar acompañado de su público, pero también, de su mamá y su novia, a quienes les dedicó este concierto. En todo momento, la agrupación transmitió el mensaje de paz y amor, para ser mejores personas. Y para agradecerle al público, él y el resto de los Camilo se rifaron un buen setlist conformado por rolas como “Fusión”, “Ser Humano”, “Eres”, “Miénteme” y “No te Puedo Olvidar”.

Durante el show en las pantallas vimos increíbles visuales donde naves especiales, estrellas, galaxias y demás elementos nos hicieron sentir en un viaje intergaláctico. Pero como todo viaje, este viaje espacial llegó a su final con “No Confíes en mi”, la canción que dio a conocer a esta agrupación originaria de la CDMX.
Sin embargo, aún había más por escuchar y la banda regresó una última vez al escenario para rifarse el encore. Con “Neón” y “Vicio”, Camilo Séptimo se despidió de su público y prometieron volver a verlos próximamente, para tener así un nuevo viaje entre estrellas y galaxias.

News