Texto: Itzel Cruz Alanís (@i_alaniis Twitter )
Fotos: Cortesía Liliana Estrada

Él no es un freak. Es el hombre que desde hace 17 años se convirtió en solista sin abandonar a su banda, Los Fabulosos Cadillacs. Es Gabriel Julio Fernández Capello, mejor conocido como Vicentico, el que esta noche se presenta frente a más de 3 mil personas en el escenario del Teatro Metropolitan para pedirles que “no se aparten de él”.

Saco negro, pantalón de mezclilla, tenis con toques naranja fosforescente que brillan al ritmo de los sonidos. Su cabello canoso que más allá de la edad, denota experiencia musical. Así, con ese look tan característico y desenfadado, luce el argentino ante su público.

No hay quien se resista a cantar sus más grandes éxitos: Ya no te quiero, El rey del Rock & Roll, Algo Contigo, Paisaje, Creo que me enamoré, No te apartes de mí, Solo un momento, Los Caminos de la vida, Freak, entre otros; pero también, acompañadas de un gran juego de luces moradas, naranjas, amarillas y azules, suenan las letras de los Fabulosos Cadillacs, Basta de llamarme así, Siguiendo la luna, Yo no me sentaría en tu mesa.

Esta noche no es diferente a las otras presentaciones de Vicentico en la Ciudad de México y por ello, pide un recurrente y característico silencio durante su show.

Mientras el músico espera paz y conexión entre los asistentes, hay quienes se han pasado de copas y le piden que les haga un hijo.
El vocalista de los Fabulosos Cadillacs les sugiere que dejen de buscar sobresalir y los exhorta a que se unan a su silencio, a veces incómodo, a veces necesario.

No hace falta que Vicentico prepare un espectáculo desmesurado, teatral y dramático, pues sus fanáticos siempre están ahí, a su lado, seguros de que a través de su música, ellos siguen la luna junto a su ídolo y logran llegar “tan lejos como se pueda llegar”.

Así, durante casi dos horas, transcurrió la presentación de Vicentico en el Teatro Metropolitan cuatro meses antes de la siguiente, que será en el Vive Latino.

News Reporte