El juego es una actividad elemental en el ser humano. Además de su sentido lúdico, contribuye a desarrollar habilidades personales y sociales desde temprana edad y fomenta valores tan importantes como la amistad, la empatía, la imaginación y la creatividad.
A pesar del ajetreado ritmo de la vida actual, es muy importante encontrar tiempo para jugar con nuestros hijos y enseñarles de una forma divertida a socializar, fortalecer vínculos afectivos y desarrollar destrezas mentales.
Los juegos de mesa son una gran opción para compartir y comunicarnos en familia, pues presentan innumerables beneficios para los niños y los adultos que van desde enseñarles a resolver problemas, elaborar estrategias y tomar decisiones, hasta descubrir la importancia del esfuerzo y el trabajo en equipo, además de aumentar su nivel de tolerancia a la frustración.

Otras ventajas de los juegos de mesa a temprana edad son que ayudan al desarrollo las capacidades motoras, mentales y sensoriales e incluso pueden ser herramientas de aprendizaje para asociar ideas o conceptos, incrementar el vocabulario y aprender a contar.
A continuación, te recomendamos tres juegos de mesa que además de los beneficios mencionados anteriormente, sirven para fomentar la confianza y la autoestima en la infancia:
  1. Hedbanz: el objetivo de este juego es adivinar qué personaje, animal u objeto está en la tarjeta que elegiste al azar y te colocas en la frente para que por medio de preguntas a tus oponentes obtengas pistas que te ayudarán a descifrar la incógnita. Este juego es una gran forma de incentivar el pensamiento estratégico y la memoria; además de que favorece la perspicacia del lenguaje corporal y verbal.
  2. Upwords: sirve para ejercitar algunas de las funciones cognitivas más importantes como la memoria, la creatividad y la imaginación por medio de la construcción de palabras a lo largo y ancho de un tablero con el fin de sumar la mayor cantidad de puntos.
  1. Hijos VS Padres: empatía, respeto, autoestima, confianza y seguridad son algunos de los valores que se cultivan con este juego donde padres e hijos forman equipos contrarios y ponen a prueba sus conocimientos.
Poner en práctica estos juegos genera en los niños mayor confianza al reconocer sus habilidades e ir mejorando sus destrezas; compartir tiempo de calidad con sus padres también tiene un impacto positivo en su autoestima, pues refuerzan sus lazos afectivos familiares.
Los juegos de mesa enlistados anteriormente son publicados por Spin Master, la compañía líder en entretenimiento para todas las edades, y nos demuestran que jugar es una excelente forma de incentivar la convivencia familiar y ejercitar la inteligencia emocional de todos los miembros.

News